Exposición “De las formas geométricas a la figuración y abstracción” en el Real Club de Golf de Sevilla

Tres son los artistas que participan en esta exposición ( que se podrá visitar hasta el 16 de junio) en el Real Club de Golf de Sevilla.

Inés Loring, sevillana, licenciada en Bellas Artes, pese a su juventud, posee un curriculum muy sólido participando en diferentes talleres tanto  en España como en el extranjero, París “École de Beaux Arts” , Londres “Central Saint Martins College Art and Desing”, Marruecos, “Fundación Tres Culturas” y Oriente Medio “Delegación de la Comisión Europea en Siria.”.

Sus últimas intervenciones culturales han sido “Dampster Art Proyect” 2010 y “ Small Works” 2011 que tuvieron lugar en “Art Basel”, Miami, durante sus dos ultimas convocatoria.

En esta muestra presenta una  selección de 14 cuadros en las que ofrece una obra muy diferente a lo que he venido haciendo anteriormente, y sobre la cual he estado trabajando durante los últimos 8 años.

Esta serie se podría considerar como paisaje industrial, con ella pretende mostrar su visión de un espacio muy especial para la artista, las bodegas del Marco de Jerez, son una interpretación muy personal de estos interiores: sobre todo le interesan formas, texturas, colores y contrastes.

En un principio comenzó fotografiando estos espacios, a continuación vinieron una serie de apuntes, dibujos y acuarelas y por último una serie de óleos y acrílicos, que comenzó a trabajar durante su estancia en Estados Unidos y sobre los que actualmente sigue avanzando.

Cristina Ybarra, Sevillana aunque nacida en Madrid, creció en el seno de una familia muy vinculada al mundo del arte, al mecenazgo y a la pintura. Inició sus estudios entre Sevilla y Reino Unido (Chelmsford/Essex) donde cursó el bachillerato en inglés y piano. Estudió Bellas Artes en la Capital Hispalense, en la  Facultad de Santa Isabel de Hungría, en la especialidad de pintura, asistió a cursos de Historia del Arte en París (Museo del Louvre) y practicó dibujo y pintura en el estudio de Roberto Reina.

En esta ocasión, presenta una pequeña muestra de lo que será su próxima exposición individual, que tendrá lugar en París. Entre pequeño y gran formato sus 11 cuadros exhiben esa personalidad tan definida con la que la autora aborda nuevos  técnicas, aunque la influencia de la flores va dejando paso a temas diferentes.

Una pintura trabajada, muy colorista  y personal donde la composición y el manejo del color juega un papel fundamental. Composición diagonal marcada en el cuadro de formato grande sobre fondos envejecidos. La temática son en este caso lunas de rosas, carpas japonesas y jabalíes.

Cada una de estas obras, reflejan sentimientos inspirados en la poesía de Lope de Vega, en concreto el soneto del amor. Carpas coloristas y esquivas sobre fondos trabajados con distintas técnicas compiten con rosas convertidas en lunas que simbolizan emociones “motrarse alegre, triste, humilde, altivo…” junto a primitivos y libres jabalies. Destaca un enorme”Jabalí-bisonte” como animal primitivo, noble, valiente, elegante, varonil y libre,”Aspero tierno, liberal, esquivo…” otro alado en homenaje a Durero y con componente onírico y carpas japonesas que nos muestran esquivas tanto una actitud tranquila como la lucha por la comida. Habrá que esperar a la próxima para ver la colección completa  en torno a la poesía, que incluirá más temas como desnudos, paisajes, flores, y más animales.

Johnny Domínguez  artista plástico, autodidacta, después de un extenso recorrido familiarizandose con diferentes materiales y  con  la restauración llega a encontrar su verdadera vocación en la pintura.

El autor usa básicamente el acrílico sobre madera, en mediano formato; trata las geometrías como concepto principal, siendo las lineas y el color su fórmula de expresión.En ocasiones incorpora a sus cuadros materiales cotidianos de facil obtención como la madera, hojas, vegetales, telas o carbón, materiales de desecho y, por lo tanto, carentes de valor, convirtiéndolos en ese mismo momento en obras de arte. Tendencia que surgió en Italia a finales de los años sesenta y se le denominó “Arte povera“.

En definitiva, una exposición que merece la pena visitar.

Siendo tan diferentes las técnicas y los estilos, los autores confluyen en un mismo punto; la búsqueda de ofrecer a un público sentimientos plasmados en sus cuadros y el gusto por la exquisitez del arte.

 

 

 

 

1 comentario

  1. Muchas gracias Pepa por tu apoyo a la exposición. Espero que te vaya fenaomenal en esta nueva andadura con tu web y que te visite mucha gente. Tus reportajes son estupendos y divertidos. Todos te apoyaremos pinchando me gusta. Millones de gracias . Besos

    Responder

Tener que decir